Mi cable al alma

En el verano de 2020 leí un libro que proponía escribir tres páginas todas las mañanas. Con pensamientos, ideas, sueños y todas las cosas que uno tiene dentro. A mí tres páginas me parecían un montón, así que decidí empezar con una por día. De todas maneras, me intrigaba cuánto tiempo duraría. Porque una cosa era escribir en vacaciones, levantándome tranquila y con tiempo para usar como quisiera. Pero otra cosa era sostener ese hábito a lo largo del año. 

La cuestión es que me sorprendí a mí misma. Hace mil días que escribo todas las mañanas. Todas.

La escritura se convirtió para mí en una gran aliada. Hasta ese momento, venía escribiendo reflexiones que compartía con quien las quisiera leer, en distintas revistas, en mi blog o en mis redes sociales. Incluso tenía publicado un libro que había nacido como fruto de un gran viaje. El tema es que siempre había escrito para los demás: pensando en un “otro” que me leyera, tratando de que me entendiera lo mejor posible y de que lo que yo contara fuese interesante.

Pero a partir de 2020, además de esas reflexiones para compartir, también empecé a escribir solo para mí. Y en esos cuadernos encontré un espacio de conexión conmigo misma que jamás hubiese imaginado.

En estas primeras mil páginas me conocí mucho más. Dejé por escrito mis alegrías, expresé mis miedos, mis anhelos, mis inquietudes. Descargué mis enojos y frustraciones. También tomé decisiones: en estas mil páginas se originaron planes, proyectos, viajes y muchas cosas más.

No puedo explicar lo que crecí en estos últimos mil días. Me doy cuenta porque, cada vez que termino un cuaderno, lo releo y subrayo las cosas que me llaman la atención o que me parecen más importantes. Y siempre encuentro descubrimientos y aprendizajes. Veo lo bien que me hace expresarme por escrito, sin filtros, yendo a lo profundo, con sinceridad y siendo 100% auténtica, porque sé que nunca nadie va a leer lo que escribo ahí.

En estas páginas escribo para mí, y eso es lo que las hace valiosas. Son un reflejo de lo que soy, de lo que me voy animando a descubrir poco a poco. Ojalá todos puedan encontrar un modo de expresión que les haga tan bien como la escritura le hace a mi alma.


2 respuestas a “Mi cable al alma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s