Valió la pena subir al árbol

Cuando era chica, solía trepar al árbol de tilo que estaba en el patio de mi casa. Subía cuando necesitaba tranquilidad; para leer, estudiar o simplemente pensar. En invierno, era el punto donde podía encontrar los últimos rayos de sol de cada tarde. En verano, se convertía en un lugar fresco donde corría el viento a través de las hojas. Y en cualquier estación del año y ante cualquier circunstancia, era un espacio en el que podía encontrar paz.

El relato que sigue lo escribí basándome en el encuentro de Zaqueo con Jesús, y también recordando mis momentos vividos en el tilo. Porque, teniendo en cuenta nuestras propias limitaciones y las circunstancias que nos tocan vivir, a veces necesitamos subirnos a algo para acercarnos a lo que buscamos.

Era un día como cualquier otro en mi vida. Había estado trabajando toda la mañana sin parar, como de costumbre. Hasta que de repente, empecé a notar un movimiento descomunal en las calles.

Dejé mi puesto de trabajo y me encaminé hacia el alboroto. Noté que alguien pasaba. Pero yo, que creía conocer a toda la gente importante, no lograba distinguir quién era.

Parecía un hombre sencillo. No supe comprender por qué lo seguía tanta gente, y mi curiosidad aumentaba a cada instante. Había algo en esta situación que me atraía.

Me acerqué lo más que pude, pero mi baja estatura me jugaba en contra. Me adelanté un poco y divisé un árbol al costado del camino. No era muy grande, pero quizás, sumando alturas, llegaría a ver algo.

Inexplicablemente, dejó de importarme mi imagen y cuán ridículo era lo que estaba haciendo. Escuché algunas burlas a las que no les presté atención, y con algo de dificultad logré trepar al árbol. Debo admitir que no estaba muy cómodo: el denso follaje no me dejaba ver con claridad, las ramas estaban patinosas y los frutos maduros atraían una molesta cantidad de insectos.

A pesar de todo, decidí quedarme donde estaba. Según mis cálculos, si esperaba un poco más, este hombre que despertaba mi curiosidad pasaría por donde yo estaba.

Y así fue. Mi corazón comenzó a latir con más fuerza, como anhelando algo que ni siquiera sabía qué era. En medio de todo el gentío, este hombre notó mi presencia.

Elevó su rostro, calmo y sereno.

Fijó su mirada profunda y transparente en mis ojos.

Y, sin más, me llamó por mi nombre.

[Relato basado en el relato del Evangelio: Lc. 19, 1-10]

Foto: MRL

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s