Soplos de vida

“Ánimo nos daremos a cada paso; ánimo, compartiendo la sed y el vaso…”

dscf3776Este verano anduve bien por el sur de nuestro país, haciendo trekking y subiendo montañas con una amiga. Caminamos por todos los senderos posibles y llegamos a contemplar paisajes increíbles.

Una de las cosas que más llamó mi atención fue la sensación que producían en mí los gestos y palabras de aliento de otros caminantes que venían bajando la montaña. A veces eran palabras de puro optimismo: “¡Ánimo, que ya falta poco!”. Otras eran de pura sinceridad: “Falta un montón y esta es la parte más empinada… ¡pero la vista desde arriba es espectacular y vale la pena el esfuerzo!”. Y, otras veces, eran sencillos gestos ante los que uno no podía dejar de agradecer: se hacían a un lado del camino para dejar pasar, tendían una mano, sonreían.

Fueran como fueran, siempre eran palabras o gestos que motivaban a seguir caminando. En los momentos difíciles, cuando costaba subir partes tan empinadas o cuando ya llevábamos 10 horas de caminata, eran como catapultas que nos daban un nuevo impulso.

Me di cuenta de la importancia de estas motivaciones en los caminos de montaña, pero también en la vida en general. ¿Cuántas veces necesitamos el empujón de otra persona para seguir adelante? ¿Nos damos cuenta de lo bien que nos hace el aliento de los demás, y del bien que nuestro aliento puede hacerle a los demás?dscf4444

Animar es vivificar, dar vida. El ánimo es una energía que sale del alma, es una fuerza vital que estimula y activa. Es un soplo que puede provocar cosas tan buenas que ni siquiera somos capaces de imaginar.

¡Qué preciado es ese café con leche que nos alcanza algún familiar en las noches de estudio! De repente uno se siente renovado y convencido de lo bien que le va a ir en el examen. O ¡cómo nos afecta que nuestros amigos estén en la hinchada en los partidos importantes! Sólo con verlos, el cansancio pasa a un segundo plano y uno se dispone a correr nuevamente toda la cancha.

Valoremos estos gestos y seamos personas que los generen. Interesémonos por los demás. Preguntémosles cómo están, cómo marchan sus proyectos, cómo podemos ayudarlos. Llevemos a la acción la frase: “Hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes”.

Sólo así notaremos que no sólo se sentirá mejor aquel a quien animemos, sino que nosotros mismos seremos propulsores de buenas actitudes y protagonistas de cambios positivos.

dscf4050

Publicado en la revista Bienaventurados/marzo 2017

Anuncios

2 respuestas a “Soplos de vida

  1. Me gusto mucho lo que escribiste Mechi, y es muy real, el apoyo del otro a veces la diferencia. ¡Ámimo que la vida esta para disfrutarla!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s