Vida en abundancia

Todo comenzó pocas semanas antes de la Pascua del año 2011. En ese entonces, formaba parte del equipo que organizaba el retiro Pascua Universitaria, de la diócesis de San Isidro. Con este gran grupo habíamos participado de encuentros de formación, teníamos bastante definida la estructura del retiro y ya habíamos elegido el tema y el lema de ese año: “Yo vengo a traerte vida, y vida en abundancia”. Estábamos con los últimos detalles.

Con dos de las chicas, Sole y Berni, nos dimos cuenta de que no185705_10150103325531372_3226471_n conocíamos muchas canciones que se refirieran a los temas que se iban a tratar en el retiro. La pregunta que nos surgió fue así de simple: “¿por qué no escribimos una canción?”

Y ahí empezamos. Primero, plasmamos las ideas principales que queríamos expresar, buscamos algunos apuntes que habíamos tomado en los encuentros de formación y acudimos a determinadas citas bíblicas. Y después, llegó el momento de ir dándole forma a las estrofas y ponerle música. Recuerdo esas tres o cuatro tardes en que nos juntamos con mucho entusiasmo. Mates de por medio, fuimos inspirándonos, rezando y moldeando la canción. No teníamos ningún tipo de presión: nadie nos la había pedido, era algo que se nos había ocurrido y que, si se complicaba, la podíamos dejar y listo. Disfrutamos mucho de este camino, nos divertimos y crecimos en amistad.

Una vez que terminamos la canción, se la presentamos al equipo. Entre todos, agregamos las dos últimas estrofas y la dimos por terminada.

224035_10150168751451372_5812983_n

A lo largo de esa Semana Santa, la cantamos en varios momentos. Pero pensamos que la iban a escuchar únicamente los que asistieran al retiro y que después quedaría en el olvido. Creo que ninguno de nosotros imaginó que la canción se iba a difundir tan rápidamente. Y tan lejanamente: después de esa Pascua, empezamos a encontrar videos de gente que la cantaba en Córdoba, Salta, Entre Ríos… la llegamos a escuchar en casamientos y en velorios, en adoraciones, primeras comuniones y hasta en la ordenación de un Obispo.

Nosotras no hicimos nada más que componerla, fuimos simples instrumentos en las manos de Dios. Estoy convencida de que fue el Espíritu Santo el que nos inspiró y que el que se encargó de difundirla: a través de celebraciones, retiros y misiones, mucha gente empezó a conocerla y a grabar sus propias interpretaciones. Y después de un tiempo, hicimos lo mismo y grabamos la versión de la Pastoral Universitaria de San Isidro.

Personalmente, siento una alegría inmensa cada vez que alguien me dice que la escuchó en tal misa o en tal celebración. Es muy lindo haber podido contribuir de alguna manera en los cancioneros de misa con algo que ayude a rezar. Y es infinitamente gratificante haber logrado transmitir aunque sea un poco de la vida que Dios nos invita a vivir cada día: la VIDA EN ABUNDANCIA.

 

Sin título

 

Publicado en la revista Bienaventurados/agosto 2015


One response to “Vida en abundancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s