Entrevista a Gustavo Posse

“La principal necesidad de los vecinos es vivir en paz”

En esta entrevista, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, cuenta cómo fueron sus inicios en la política, cómo ve actualmente a su municipio y cuáles son sus planes para los próximos años si fuera reelecto.

– El hecho de que su padre haya sido intendente, ¿cómo influyó en usted?

Él había sido intendente antes de que yo naciera, en la época de Frondizi, pero estuvo menos de tres años a causa del golpe de Estado. Después de esto se dedicó casi 23 años a la pediatría, y de chico quería ser como él. Lo veía muy independiente, pero a la vez era alguien que siempre se necesitaba.

Me acerqué a la política por otra vía. Participé de una escuela de formación del Movimiento de Integración y Desarrollo, y quedé enganchado. Como no se podía hacer política en la época del proceso, había dentro de los partidos pequeños centros de estudios o escuelas de formación.

– ¿Cuáles cree que son las principales características que distinguen a San Isidro?

Lo que distingue a San Isidro es que es un lugar muy organizado, tiene un código de ordenamiento urbano, reglas de convivencia. Tiene poca densidad poblacional y buena calidad de vida, y se le da mucha importancia a la educación.

Además tiene el índice de mortalidad infantil más bajo de todo el país. No es una estadística sólo médica, sino también sociocultural. Tiene que ver con la cultura de la prevención y educación.

También tiene una ventaja comparativa en cuanto a la seguridad.

Lo que estamos intentando es que sea un lugar vivible. La dificultad es que San Isidro está dentro del Gran Buenos Aires, lo cual lo pone en una situación de vulnerabilidad.

– ¿Cuáles cree que son las principales necesidades de los vecinos?

Vivir en paz. Para esto se requiere de prevención y seguridad. Es algo que merece todo ser humano, pero a lo que sin embargo no se le da mucha importancia.

 

– ¿Cuáles cree que fueron sus principales logros en sus años como intendente?

Principalmente, haber ayudado a crecer al distrito.

Con respecto a la salud, abrimos y rehicimos varios hospitales, y modernizamos todos los centros de atención primaria para personas sin obra social.

En cuanto a la seguridad, pusimos más cámaras y logramos tener un patrullaje propio, lo que generó condiciones para la paz social que nos permite crecer a todos. Hubiese sido imposible prosperar en materia de educación, deportes, espacios de parque, etcétera, si no nos dedicábamos a las cuestiones de fondo.

 

– ¿Cuáles fueron sus mayores dificultades?

Los hechos de inseguridad que se produjeron en 2008.

Hay teorías con las que no estoy de acuerdo que dicen que frente a un hecho terrible, lo que tiene que hacer el municipio es tapar esa conmoción. En mi caso, la reacción que tuve como intendente fue la de exponer la indignación de los vecinos por lo ocurrido. Esa fue la época más difícil.

– ¿Qué fue lo que lo llevó a alejarse del kirchnerismo?

En lo que no estaba de acuerdo era en cómo manejaban la situación. Seguir sus pasos nos iba a producir una distancia con la gente que no era recuperable. Los que viven en ciudades centrales, lo hacen en situación de palacio. Eso es muy distinto a donde estoy yo. Estoy en un lugar en el que me gusta estar, a dos metros de la vereda y al mismo nivel de la calle. No puedo ser insensible a lo que le ocurre a la gente. Además también en ese año se produjo una fractura por el enfrentamiento entre el gobierno y una parte de la ciudadanía. Esto, sumado a los hechos de inseguridad, fue lo que me decidió a alejarme. Se podían hacer muchas cosas juntos desde la función pública, pero no de la política partidaria.

 

– ¿Qué piensa de la situación actual del oficialismo?

Que a nivel nacional ganaron una elección con muchísima comodidad, y que la gente cree en este verano económico que se vive. Desde el lado de los partidos de la oposición las ofertas han sido pobres como para poder seducir respecto de un cambio que recondujera al país a algo que no sea una primavera, sino un proceso de desarrollo económico sustentable. Lo que desea uno es que el gobierno pueda hacer las cosas bien, porque de ese éxito vamos a disfrutar todos.

– ¿Qué opina del sistema de elecciones primarias?

Se lo presentó como una reforma política, pero no lo es. Tanto el voto obligatorio como las boletas sábana son una humillación. Creo que se podría usar la boleta única. Y también se puede usar perfectamente el boleto electrónico.

En sus fundamentos, la ley dice que fue hecha para que no hubiera más colectoras, pero después se fueron haciendo modificaciones. Al final, hubo colectoras en las elecciones primarias y va a haber en las generales. La verdad no le encontré mucho sentido. Es como un chiste de mal gusto, pero partiendo de la base del respeto de los que fueron a votar, que se expresaron de manera responsable.

 

– ¿Qué le produce haber sido elegido como precandidato a intendente con el mayor porcentaje de votos?

Un enorme agradecimiento. Al candidato que postulábamos como presidente no le fue bien, sin embargo a nivel local hay gente que nos priorizó.

 

– ¿Qué tan esperado fue que Cristina Fernández de Kirchner sacara en San Isidro un porcentaje tan alto?

Fue bastante obvio, lo teníamos  previsto. Yo charlo mucho con la gente, y varios me decían que la iban a votar a ella.

 

– ¿Modificará algo de su campaña en vista a las elecciones de octubre?

Tengo la responsabilidad de seguir dirigiendo el municipio y por otro lado preparar la campaña. A esta última voy a hacerla a través de correspondencia, acercándome a las casas. Actualmente estoy escribiendo y sintetizando lo que voy a mandar.

 

– Si fuera reelecto, ¿cómo piensa continuar trabajando el tema de la seguridad?

A medida que se agrava la situación, se va desarrollando una ideología que le da menor importancia al tema de la inseguridad. Y contradictoriamente lo que le preocupa a la gente es eso. Están todos anestesiados, convencidos de que “pasa en todos lados”. Creo que los poderes centrales tienen toda la posibilidad de resolverlo. Implica una decisión, y es cuestión de aplicar un buen método. Los años que vienen van a ser difíciles.

 

– ¿Cuáles serían sus principales ejes de acción? ¿Cuáles serían las prioridades?        

Los principales objetivos serían más salud, educación, prevención… pero sobre todo, mucho más “vivir”. Le daría prioridad a todo, a la globalidad.

Gustavo Posse

Es el Intendente Municipal de San Isidro. Tiene 48 años, está casado y es padre de dos hijos.
Fue electo diputado provincial en 1995.
En 1999 fue candidato por el Frente por San Isidro y resultó electo como Intendente Municipal de San Isidro.
En Septiembre de 2003, como candidato por la Acción Vecinal San Isidro es Distinto, fue reelecto para ejercer la intendencia durante el período 2003-2007.

El voto popular lo consagró nuevamente intendente en las elecciones del 2007 iniciando el actual período de gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s