Enseñá por Argentina

60361_426690556503_8207134_nEn esta entrevista, Pablo Princz nos cuenta acerca de su experiencia en la organización “Enseñá por Argentina”, y de su vocación y compromiso con la realidad educativa del país.

 

Nombre y apellido: Pablo Princz

Edad: 27 años

Profesión: Lic. en Ciencia Política, Universidad de San Andrés

 

¿Qué es “Enseñá por Argentina“?

Enseña por Argentina (EpA) es una iniciativa que busca capacitar y brindar acompañamiento a jóvenes profesionales recién recibidos de la universidad para que trabajen durante dos años en escuelas de nivel secundario de contextos desfavorecidos, donde habitualmente es muy difícil conseguir docentes y donde los alumnos presentan preocupantes niveles de repitencia y abandono escolar, entre otras problemáticas.

Durante sus dos años de compromiso, los profesionales participan de seminarios de formación donde son capacitados en la pedagogía “Enseñar es liderar”, y además reciben la formación del Profesorado de la Universidad Austral. Asimismo, son acompañados por un tutor, que periódicamente observa sus clases y ayuda a los profesores con estrategias para mejorar permanentemente su práctica didáctica.

Una vez transcurridos los dos años, los profesionales pasan a formar parte de nuestra red de “Alumni”, junto a más de 20.000 profesores que han hecho el mismo programa en otras partes del mundo. Para formar este movimiento, queremos que nuestros profesionales talentosos y con vocación de liderazgo continúen desarrollándose. Algunos seguirán siendo docentes, otros asumirán responsabilidades dentro de la gestión educativa, otros asumirán responsabilidades en la gestión pública, y otros quizás se desarrollarán en empresas y emprendimientos personales. El gran aporte de Enseñá por Argentina es que todos continuarán su desarrollo profesional habiendo tenido una experiencia profunda de la crítica situación en la que se encuentra nuestro sistema educativo.

¿Cuáles creés que son sus principales logros?

Enseña por Argentina es una organización muy joven. Si bien forma parte de la red Teach For All – que empezó con esta idea hace 22 años en Estados Unidos – hace sólo tres años que existe en Argentina. Este año concluye sus dos años de compromiso la primer camada de 7 profesores – de la cual formo parte – y su primer año la segunda camada . En total somos 22 profesores, y para el año que viene se están reclutando 40 nuevos profesionales.

Este año recibimos 1800 postulaciones, de los cuales 1100 completaron todos los requisitos. Durante los meses de octubre y noviembre se van a haber entrevistado a más de 450 postulantes. Esto es el resultado de una sólida campaña de comunicación para llegar a aquellos perfiles que creemos podrán asumir el desafío que implica ser profesor en estos contextos.

Por otra parte, hoy Enseña por Argentina tiene una sólida red de empresas donantes (DHL, Banco Galicia, Techint, Loma Negra, Roche, entre otros) y convenidos con universidades para que los profesores y el staff puedan puedan participar de cursos y posgrados. Asimismo, algunas empresas donantes como Bain, Techint, o DHL han firmado convenios para que nuestros Alumni accedan a una selección preferencial una vez concluidos sus dos años.

Son cada vez los expertos en educación y profesionales de destacada trayectoria que ven en nuestra propuesta la oportunidad de formar líderes que realmente transformen dentro y fuera del aula la educación en Argentina. Profesores líderes y alumnos líderes que continúen en el futuro el cambio que nuestro país necesita.

Por último, nuestros profesores empiezan a demostrar su talento, compromiso y dedicación en las aulas, y su trabajo es destacado por los directores y sus alumnos. Los testimonios en este sentido son cada vez más significativos.

¿Cómo llegaste ahí?

Después de recibirme de la universidad, entré a trabajar en una empresa multinacional de bebidas, en el área de Reclutamiento y Desarrollo de RRHH. Luego  de dos años y medio de estar ahí, me animé a hacer el cambio que realmente estaba buscando. Si bien aprendí muchísimo en ese trabajo, que me expuso a desafíos profesionales y personales,  y donde tenía un jefe que se ocupaba de formarme, interiormente sabía que no respondía a lo que verdaderamente me apasionaba, y eso marcaba un límite interno. Muchas tardes volvía a casa pensando por qué hacía un trabajo que yo no habría elegido de tener la oportunidad de hacer algo que realmente me gustaba. Me di cuenta que no quería un día cumplir 40, 50 u 80 años y darme cuenta de que en realidad nunca había hecho lo que quería simplemente por no animarme a jugármela por mi vocación.

Pero, ¿qué era lo verdaderamente me gustaba? Eso era lo más difícil de responder. Empecé a buscar por todas partes. Toqué puertas en colegios, en mi universidad, profesores y en ONGs. Le  conté a la gente lo que quería hacer, todavía un poco difuso. “Me quiero meter en educación, en algo social o de políticas públicas”. Iba a todo tipo de charlas y conferencias sobre temas relacionados. Empecé a ir como voluntario después del trabajo a dos ONGs que brindaban soluciones habitacionales a personas sin vivienda, y así comencé a caminar y conocer algunos barrios. Un día a un compañero del trabajo se enteró de la propuesta de Enseña por Argentina, y como sabía que yo quería cambiar, me la contó. En ese momento me pareció una locura dedicarle dos años de mi vida a trabajar como docente, ganando mucho menos de lo que me pagaban en la empresa. Pero una vez que fui a la entrevista y vi los logros que estaban teniendo profesores en sus alumnos en Chile, Perú y EEUU, me di cuenta inmediatamente que yo quería tener un trabajo que tuviera ese tipo de transcendencia, y que cualquier carrera en educación tenía que empezar desde ahí, desde el aula.

¿Qué es lo que hacés vos?

En este momento soy profesor de Geografía, Historia, Politica y Ciudadanía, Sociología y Economía Política de chicos de entre 14 y 18 años. Trabajo en tres colegios de La Cava, Virreyes y Las Tunas. Llego semanalmente a más de 200 alumnos.

Además, gané una beca de Teach For All para ser un “Transformational Teaching Fellow”. Formo parte de un grupo de 9 profesores de China, India, Brasil, Chile y Argentina para investigar durante un año sobre las mejores prácticas docentes en contextos desfavorecidos. Esta ha sido una experiencia muy enriquecedora que me permitió conocer a destacados profesores en viajes a EEUU e Inglaterra, y que tuvo un impacto significativo en mi forma de dar clases.

¿Qué es lo que te motiva a trabajar en esta organización?

Me encanta trabajar en una organización que está en pleno crecimiento. Hay muchísimo por hacer y por construir, y como tal, nos permite colaborar en la formación y reclutamiento de nuevos profesores. Esto hace que nuestro trabajo sea más diverso e interesante, aunque siempre focalizando en nuestra prioridad, que son nuestras clases y alumnos.

Siento que es un privilegio trabajar con personas que hacen su trabajo con pasión y que integran el mismo espacio porque comparten una misión común tan desafiante como inspiradora: que sea posible que nuestros alumnos accedan a las mismas oportunidades que uno que nació en un contexto sin tantas adversidades.

Además, me entusiasma formar parte de una organización que ofrece muchas de las cosas que escucho reclamar a los docentes de mis escuelas: herramientas para trabajar en contextos desfavorecidos, contención, acompañamiento en formación y tutorías, y trabajo en equipo con otros docentes.

También me ilusiona saber que somos parte de una red de miles de profesores en 26 países del mundo que comparten el mismo sueño, y que podemos enriquecernos y aprender de sus experiencias, y ellos de las nuestras. Mi trabajo con la Transformational Teaching Felloship ha sido una de las vivencias más estimulantes que tuve en mi vida.

Por último, creo firmemente en la misión y visión de EpA. Estoy convencido en que estamos creando un movimiento que transformará la educación de mi país, y  que estamos empezando ese cambio desde donde es más urgente e importante: en la vida de miles de alumnos a los cuales podemos llegar diariamente.

¿Cuáles son los mayores desafíos que encuentran en “Enseñá por Argentina”?

Obviamente financiar el crecimiento de la organización es un desafío, así como capitalizar nuestros aprendizajes para que la formación y el acompañamiento estén focalizados en los problemas más importantes que enfrentamos como profesores. Asimismo, todavía tenemos que ser más precisos en medir nuestro impacto en los alumnos. Y por último, ampliar las oportunidades de asignación para que puedan  tener horas de clases cada vez más profesores.

¿Por qué te parece tan importante la educación?

Creemos que la educación es la mejor herramienta que tenemos para que nuestros alumnos accedan a más y mejores oportunidades en su futuro, y así puedan desarrollar su vocación y contribuir ellos también a construir una sociedad más justa. Por eso, nuestra misión es que todos los jóvenes de la  Argentina accedan a una educación de calidad. Y si bien hay muchos factores que influyen en esto, sabemos que un profesor puede generar un impacto enorme en la vida de un alumno, enseñando aquellas competencias académicas y no académicas para desempeñarse con éxito en las trayectorias que decidan emprender.

A nivel personal, ¿qué planes tenés para el futuro?

Como te conté, quise empezar mi carrera en educación dentro del aula, trabajando con docentes y alumnos. Pero mi interés siempre han sido las políticas educativas, y mi perfil es marcadamente académico. Por eso estoy intentando empezar una experiencia en la gestión pública en educación, para tener también la perspectiva de lo público. Y luego tengo pensando hacer una maestría o doctorado en educación en Argentina o en el exterior que me de más herramientas para investigar y dar clases en la universidad.

Y sin dudas, espero poder seguir manteniendo aunque sea algunas horas de clases en escuelas, para no perder nunca la conexión con la verdadera realidad educativa. De hecho, en el colegio de La Cava estamos armando una biblioteca con un grupo de amigos, y estamos intentando impulsar un programa de becas terciarias y universitarias para nuestros graduados del nivel secundario. Son sólo ejemplos que me muestran a mí mismo que mi arraigo con los colegios en los que trabajé estos dos años trascenderá cualquier decisión de desarrollo profesional. Allí está ahora una parte de mi corazón y mi convicción de que es posible que más chicos puedan desarrollar su vocación tal cual como lo estoy haciendo yo.

Enseñá por Argentina: http://www.ensenaporargentina.org

Link videohttp://www.youtube.com/watch?v=KtTB_1lQxvk

Sin título

Publicada en la Revista El Pensadero

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s